A Babcock International Group company

La base del Helimer Cantábrico recibe un reconocimiento por su “acción generosa”

30/06/2015

En una solemne ceremonia realizada el día de ayer, la cuidad de Gijón premió a los miembros de la base del Helimer Cantábrico con la medalla de plata de la villa por su “acción generosa”. Las más de quinientas vidas salvadas en dos décadas y su gran apoyo a la comunidad los han hecho merecedores de este reconocimiento. En palabras de la alcaldesa de Gijón, Carmen Moriyón, una distinción como muestra de “personas que no buscan lucro con su tarea, sino el progreso de la sociedad y el bienestar de la colectividad".

El equipo actual, todos ellos trabajadores de INAER, lo conforman nueve pilotos, nueve rescatadores y cuatro técnicos de mantenimiento quienes están en alerta las 24 horas del día. Se llaman a sí mismos «los dragones del Cantábrico» y ayer manifestaron su orgullo por el premio que les concede una ciudad que asegura «es nuestro guía y el faro que alumbra en nuestros corazones».

Jorge Fernández, coordinador de la base, definió la fecha del 22 de noviembre de 1994, día en que el helicóptero de salvamento «dibujó por primera vez su silueta sobre el cielo de Gijón», como el momento en el que «la villa de Jovellanos se convirtió para siempre en el lugar donde se unen el mar y el cielo». Recordó que el Cantábrico «pone a prueba cada día a cuantos marinos se adentran en sus aguas» Destacó además la importancia de una herramienta de rescate como la que tiene su base en El Musel, hasta el punto de identificar a Gijón como «la esperanza de auxilio para cuantos surcan el mar Cantábrico».

 
 

comunicacion@inaer.es

Actualmente se encuentra en modo edición

Salir del modo edición